Tatuaje electrónico: digitaliza tu piel

Cada día nos sorprenden nuevos avances científicos que introducen mejoras de gran valor y utilidad que contribuyen a hacer nuestra vida más fácil. Especialmente significativos son aquellos descubrimientos y aplicaciones de la tecnología que dan un paso hacia adelante proporcionando importantes mejoras en el cuidado de la salud de las personas. El tatuaje electrónico es probablemente una de las contribuciones de la comunidad científica más revolucionarias de la última década porque permite que sea el propio usuario quien pueda hacer uso de una potente herramienta de forma fácil y segura.

Esta tecnología tiene actualmente un uso principalmente sanitario, pero puede incluso reemplazar a los smartphones en el futuro. Expertos de la Universidad de Tokio en Japón han desarrollado un método para crear una capa protectora que puede transmitir desde nuestro cuerpo información relevante a una pantalla de recepción de datos o también a un dispositivo externo a través de conexión Wi-Fi, como por ejemplo un Smartphone.

¿En qué consiste?

La capa externa es una silicona fina que se adhiere al cuerpo, adaptándose completamente a cualquier superficie gracias a su gran capacidad flexible. Esta superficie protege al circuito que va pegado a la piel de injerencias como el oxígeno o el agua que pueden perjudicar su correcto funcionamiento. La superficie transparente puede ser incluso más fina que un cabello humano, pero de gran resistencia. Los científicos han logrado darle además la propiedad de ser transpirable para que pueda ser utilizada por más tiempo sin causar perjuicios en la piel derivados de la falta de transpiración.

El tatuaje electrónico actúa como un dispositivo electrónico interactivo capaz de interpretar determinadas reacciones del cuerpo humano y proporcionar datos sobre su funcionamiento. Se agregan así nuevas funciones a la piel humana gracias a este dispositivo que nos permiten recibir información en cualquier lugar y en cualquier momento.

El dispositivo está formado por distintas capas. Debajo de la fina lámina adhesiva externa, hay una compleja red de conexiones en miniatura con led, antena y chips. Los electrodos están formados por materiales como polímetros, alcohol de polivinilo o lámina de pan de oro, todos ellos inocuos para el cuerpo humano.

Por sus propiedades y composición, la duración aproximada de los tatuajes electrónicos suele ser de alrededor de una semana.

¿Qué hace el tatuaje electrónico?

El tatuaje electrónico es capaz de registrar, guardar y transmitir constantes que nos informan de nuestro estado de salud.

Estos dispositivos tienen múltiples aplicaciones. Pueden incluso detectar la voz de la persona que lleva el tatuaje electrónico para medir la concentración de oxígeno en su sangre. Son una alternativa más avanzada que los relojes o las pulseras inteligentes que se han utilizado tradicionalmente para medir las constantes vitales de las personas.

El tatuaje electrónico puede medir la actividad muscular y nerviosa, la humedad de la piel o la temperatura corporal. No causa ningún daño ni molestia ni durante su colocación ni posteriormente y es prácticamente invisible.

Con este dispositivo se puede conocer el ritmo cardíaco ayudando así a las personas con alguna dolencia coronaria a controlar su actividad en tiempo real y obtener información valiosa con inmediatez.

También está indicado para personas con problemas de tensión arterial puesto que miden este parámetro directamente, sin necesidad de emplear otros dispositivos, y con gran precisión. Los deportistas emplean estos tatuajes para estudiar la evolución de sus constantes vitales durante la práctica de ejercicio.

Los tatuajes electrónicos permiten a los pacientes de enfermedades crónicas disfrutar de cierta autonomía. El sistema proporciona información desde cualquier lugar donde exista conexión con el lector de la información transmitida, con lo cual se reduce su dependencia de maquinaria de monitorización propia de hospitales o centros de salud disminuyendo las molestias e incluso contribuyendo al ahorro de los costos de mantenimiento de instalaciones.

Destinatarios del tatuaje electrónico

Generalmente los usuarios de este tipo de dispositivos son personas que tienen la necesidad de estar constantemente informadas sobre la evolución de sus constantes vitales, como enfermos crónicos o deportistas. El dispositivo se aplica como un tatuaje al agua, mojando ligeramente la superficie tal como indique el fabricante para permitir su completa adherencia a la piel. A partir de ahí se inicia su actividad de lectura de nuestras constantes vitales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *