El tatuaje electrónico: en el punto de mira de Google

El tatuaje ha sido tradicionalmente relacionado con una forma de expresión artística personal e intransferible realizada con tinta sobre la piel. Pero gracias a la tecnología el concepto de tatuaje se amplía a dispositivos destinados a ayudarnos a controlar los principales indicadores de nuestra salud. La salida al mercado de avanzados sistemas de medición de las constantes vitales ha permitido que cientos de personas estén informadas en tiempo real de sus pulsaciones, de la temperatura corporal o de la tensión arterial. Pero, ¿son un negocio los tatuajes electrónicos? Parece que cada vez hay más interés en estos dispositivos. Han despertado el interés de Google, que está trabajando en el desarrollo de este sistema revolucionario para la salud y para otros usos.

Según las informaciones consultadas, Google está interesado en emplear este sistema de detección como detector de mentiras. Los detectores de mentira convencionales trabajan observando las constantes vitales de las personas examinadas, por tanto, los tatuajes electrónicos pueden ayudar también en este campo al servicio de la investigación policial y de la Justicia. Otros usos desarrollados son los tatuajes electrónicos que, aplicados en la garganta, permiten interpretar los sonidos que se emiten en la garganta y transmitirlo a un dispositivo móvil. Este sistema permite mantener una conexión sonora en ambientes de ruido, por ejemplo.

Se han desarrollado, además, variaciones para uso de deportistas orientados a medir el rendimiento atlético con indicadores que detecten la fatiga muscular o la hidratación a través de la piel. Esto aplicado a deportistas de élite permite hacer un seguimiento en tiempo real y tomar medidas preventivas para evitar agotamiento o lesiones. La ropa inteligente es otro de los proyectos para la aplicación de esta tecnología altamente flexible.

Por qué se llaman tatuajes  

Se llaman tatuajes no por su parecido con los originales. Carecen de agujas, no usan tinta ni generan ningún tipo de dolor durante su aplicación. El nombre se debe a la similitud con los tatuajes adhesivos para niños. Utilizan una lámina fina de plástico flexible que se queda pegada en la piel tras frotarla. En su interior lleva un sofisticado circuito que capta y transfiere la información formado por materiales como silicio y leds. De forma totalmente inocua e indolora, esta tecnología se funde con nuestro cuerpo.

Asequibles y muy eficaces

Las investigaciones desarrolladas por compañías como Google han conseguido obtener circuitos en miniatura que emplean materiales flexibles de gran resistencia que ayudan a obtener datos sobre las constantes vitales y otros con una precisión muy superior a otros sistemas empleados en la actualidad. Tienen capacidad, por ejemplo, para observar las variaciones de la temperatura en el cuerpo y avisar cuando exista alguna anomalía mediante una alarma que indique que hemos superado el índice recomendado o que estamos por debajo del mismo.

El tipo de material empleado permite mantener el tatuaje operativo durante un periodo de varios meses si se siguen las indicaciones de cuidado y mantenimiento del fabricante. Los parches electrónicos, además, tienen un precio medio asequible al alcance de un alto número de consumidores potenciales.

Cómo funciona el tatuaje electrónico: tan sofisticado como fácil

Sólo con colocar el tatuaje electrónico en contacto con su piel se empieza a generar información que puede ser transferida a través de un sistema Wi-Fi a una aplicación instalada en nuestro dispositivo móvil o en el ordenador que nos ayuda a interpretar los datos sobre nuestro cuerpo. Esta aplicación se puede instalar fácilmente siguiendo un manual de instrucciones.

El público objetivo de los tatuajes electrónicos para uso sanitario son todo tipo de personas que quieran tener su salud bajo vigilancia. Pueden ser pacientes de enfermedades o dolencias en las que el empeoramiento esté asociado a determinadas variaciones de las constantes vitales, o personas preocupadas por la evolución de sus índices que quieren aplicar la información obtenida en la preparación o práctica de deportes.

Se abre un nuevo mundo de posibilidades gracias a pequeños dispositivos que funcionan como una computadora instalada en nuestro cuerpo que, gracias a las investigaciones en curso, tendrán dentro de pocos años un sinfín de usos y aplicaciones. De momento ya han supuesto una revolución por facilitar la obtención de información precisa sobre el estado de la salud de las personas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *